Suscribete

Ingresa tu email:

miércoles, 23 de diciembre de 2009

, , , , ,

La Navidad, La Crisis y El Dinero

Hoy me tomé el privilegio de escribir sobre algo más que mis percepciones acerca de los negocios en Internet y al ser este mi espacio de publicaciones personales creo que es meritorio hablar por un solo día, un día muy especial para todos los de tradición navideña y para la feligresía católica, de lo que representa esta noche buena.

Tradicionalmente, las familias de todo el mundo se reúnen para festejar la navidad a veces esta fecha hasta llega a ser conciliadora, ya que permite el reencuentro de parientes que tal vez hallamos alejado de nuestras vidas por distintas cuestiones, y también esas mismas familias, más allá de sus diferencias, se aceptan y comparten en fervor de la cena de noche buena para cumplir con sus creencias recordando la venida del niño Jesús y aceptando con él la llegada del amor mismo.


Por años me acostumbré a vivir las navidades en familia y mis recuerdos más felices tienen que ver casi siempre con ese día pero a veces nosotros, los que estamos bien, no sabemos reconocer que otros tal vez no estén pasándola tan felizmente y ni siquiera con sus familias.


Las realidades, como las de este año para muchas personas han sido increíblemente devastadoras a causa de la crisis internacional (que por mucho que se diga ha entrado sin tocar a la puerta y ha vaciado todo como aquella película infantil “El Grinch que se robó la navidad”).


Este año ha sido un año muy duro y resulta muy difícil para algunas personas, aún hoy, hablar del significado de las navidades cuando el dinero ha estado en boca de los medios y los analistas financieros casi todos los días.


Recuerdo un caso que particularmente me dio mucha tristeza este año cuando recibí un email de una persona que radica en la ciudad de Córdoba (Argentina) donde me explicaba que la empresa automotriz multinacional donde trabajaba había cerrado y que no volvería a abrirse hasta nuevo aviso. Me contó y me envío fotos de su familia y de su necesidad imperante de volver a tener dinero para mantenerlos. Ese correo fue realmente devastador porque no era una persona que estaba “intentando” ganar dinero ni que era un simple curioso, él necesitaba obligatoriamente tener dinero para evitar caer en la miseria total.


Casos como ese se han replicado por miles en todo el mundo y desgraciadamente muchos se han provalecido de la necesidad de otros y han estado lucrando como nunca antes, lo cierto es que el dinero no nos permitirá jamás obtener amor, pero cuando falta, nos hace pensar que tampoco el amor de la familia se puede comparar con su necesidad urgente de conseguirlo.


Hubo un momento en donde la gente se olvidó de todo y la única cosa que prevalecía era el miedo a perder el trabajo, a que suban las tarifas, a reducción de personal, a crisis locales, etc etc. Las frases más resonantes eran: temor financiero, cae tal empresa quiebra tal otra, se desplomó otra vez la bolsa, incertidumbre financiera, y miles de otras que hemos escuchado incesantemente. Todas frases que remitían y nos recordaban el valor real de poseer o perder nuestro dinero.


Como antítesis a todo eso creo, me parece, que esta navidad representa un recordatorio fundamental en la vida de todos nosotros y eso es: que el dinero es una herramienta esencial y que buscarlo y retenerlo justifica el amor por nuestra familia y por nuestra propia autoestima.


Estos días de fin de ciclos me recuerdan siempre dos cosas que tengo como premisas existenciales y es que ninguno de nosotros puede carecer de amor y dinero (que para mi son complementos indiscutibles de la vida y se fusionan perfectamente con nuestra visión de futuro, con nuestra seguridad personal, con el compromiso mismo de salvaguardar nuestra dignidad y honestidad pero fundamentalmente de conseguir ambos para sentirnos plenos y medianamente realizados.)


Yo no creo que tener SOLO dinero sea una cosa de la que alguien pueda jactarse y base su felicidad en ello, realmente considero que si no tenemos alguien que justifique ese esfuerzo y nos enseñe a compartirlo, no tiene ni el más mínimo sentido. Y tampoco lo tendría si ese dinero ha sido conseguido manchándonos las manos y la conciencia o simplemente traicionando nuestros valores morales.


Esta es una navidad bastante particular para los emprendedores y los empleados, por eso quiero enviarte mi más fraterno saludo, a ti, a tu familia y a tu grupo de trabajo.


Y recuerda siempre que el dinero no lo es todo pero tenemos la obligación de conseguirlo siendo honestos y comprometidos para poder apuntar nuestros deseos en el amor de los valores familiares y en el amor mismo por nosotros y por los demás.


Un cordial Abrazo.


Feliz Noche Buena y Feliz Navidad!


- Alex Bobadilla

0 comentarios COMENTALO!:

Publicar un comentario

Comenta con moderación. Por Favor No Hagas Spam. Si vas a publicar un enlace elije la opción "nombre/url". No publiques datos personales que puedan comprometer tu seguridad. Los comentarios que no cumplan con estas directrices serán moderados. Gracias.

Facebook:

Lo más leído...